13 de febrero de 2017

Dibujantes, el dimorfismo en los rostros de Stefan Zsaitsits.

"Polyhedron" por Stefan Zsaitsits, 2010 - pencil on paper.
"Polyhedron" por Stefan Zsaitsits, 2010 - pencil on paper.


Surge la traza en revuelta contra el papel, en desorden aparente se construye la forma, que aunque humana, habita en el dimorfismo que rápidamente se apropia de la imaginación. El grafito llega con fuerza para definir cuerpos y develar ojos entristecidos que en introspección se vacían. La obra de Stefan Zsaitsits lucha con la ilustración de las emociones pero también las provoca, la vitalidad de su línea confronta la ternura y el tormento de sus personajes. Sus trazos obligan al espectador no solo a ver, sino a interpretar, y en muchos casos a identificarse con los desequilibrios allí expresados. La distancia entre lo que se ve y lo que se lee en los dibujos de Zsaitsits puede ser enorme, de allí la virtud. Hay poesía, hay metáfora visual.




“Polyhedron”, y así los hombres caucásicos comienzan el viaje hacia el interior, se cuestionan a ellos mismos, los ojos se separan ante los esfuerzos de conciliar los aspectos lógico y creativos del intelecto, del intelecto que en prisión geométrica asfixia las ideas de transformación, aferrándose así a la tradición ya concebida de lo que es, aferrándose a la aparente superioridad que acongoja a la razón y entristece al individuo de ojos lánguidos que quiere ir más allá de la discriminación; al individuo que está incómodo con su entorno habitual y que no puede romper las barreras que han cercado el pensamiento de su sociedad: en ocasiones por miedo y en otras por no sentirse afines a la diversidad.


"Glossy" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on paper
"Glossy" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on paper


"Partridge" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on paper
"Partridge" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on paper





“Glossy”, y en angustia lustrosa el ojo despierta para atestiguar con atención lo que los tiempos anuncian venir, la inconveniencia de los nacionalismos populistas que a la derecha del plano político acechan con erguir a sus profetas ansiosos de poder, pero que al igual que sus predecesores no serán más que forjadores de la inestabilidad; una diferente, una que no vendrá desde la desigualdad, sino desde el odio racial. Y algunos lo ven venir, y en su piel lo manifiestan, es la sombra del pasado que asfixia al hombre y de la que algunos cuantos intentan escapar. 


“Partridge”, pero llegarán para envestirse en sudarios blancos y abrazarán al pueblo de palomas sin trino ni canto que fraguar, los reinos que los eligieron se harán pequeños por su falta de solidaridad; y así,  sin más, sus gobiernos se convertirán en profetas con rostros deformes: con un lado firme, convencido pero con la mirada perdida; y con otro lado flácido, que se cae, pero que al mismo tiempo reflexiona ante los ojos del mundo que lo tatúan. No habrá camino para salvar la contrariedad: lo que al inicio fue promesa en un cantar matutino del ruiseñor, devendrá en chillidos de aves frágiles antes de volar. 



"Snakes" por Stefan Zsaitsits, 2010 - pencil on paper
"Snakes" por Stefan Zsaitsits, 2010 - pencil on paper


"Ghost" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on Paper
"Ghost" por Stefan Zsaitsits, 2010 - Pencil on Paper




“Snakes”, y la locura perturbará las mentes de aquellos que prevalezcan, abriendo de esta forma las puertas a las serpientes de empresarios oportunistas que como parásitos vivirán a costa de la cerrazón y de la falta de prosperidad en el discurso. Será el narcicismo de los que detentan el poder rechinando en sigilosas ideas que con ponzoña envenenarán el mundo. Prometiendo el bienestar de unos cuantos pero en detrimento de aquellos en una posición de subyugación. 


“Ghost”, la mirada del niño asoma del cuerpo sin rostro mientras el fantasma de la vida en abrazo largo reconforta el alma, el niño-hombre-sociedad que convive entre lo que se ve y entre lo que se trasluce; que convive entre lo material, lo humano y lo escasamente intelectual; el niño-hombre-sociedad que en los sueños de otro mundo encuentra el consuelo que la realidad se ha empecinado en negar. El niño-hombre-sociedad que en su mirada muestra la esperanza que aún queda en la humanidad. 






****************************************************
Texto y selección de imágenes por hamtz
Imágenes Copyright Stefan Zsaitsits







Find us at: Twitter / Pinterest


Art selecta