20 de marzo de 2016

Universidad Pública: primer paso para el equilibrio social.



El acceso a la educación universitaria es clave para el equilibrio social y la reducción de la desigualdad de ingreso en México. Los académicos lo saben bien, la gente del común que hoy realiza actividades ajenas a las de un profesionista entiende lo difícil que es mejorar el ingreso sin una formación universitaria: al interior de las empresas hay un límite de remuneración generalmente bajo, el acceso a puestos de mayor responsabilidad es limitado, y en la generalidad son ocupados en tareas operativas y/o administrativas "de bajo nivel". Aquí la importancia de las universidades públicas como la UNAM.


Bajo un presupuesto asignado por el gobierno, la UNAM trabaja en la formación de universitarios en todas las áreas del conocimiento, desde Ciencias a Artes, de Filosofía a Administración. Sus egresados enfrentan la difícil competencia ante los profesionales de universidades privadas, que en muchas áreas (Finanzas, Mercadotecnia, Ventas, Relaciones Internacionales, etc..), son preferidos por las empresas dado el prejuicio de la clase social.


De su portal de estadísticas sabemos que el 29.9% de los 23,485 egresados de licenciatura encuestados en 2014, - 21,464 egresados entre 2002 y 2006 - son hijos de padre cuyo nivel alcanzado de estudios es una Licenciatura o un Posgrado. Es decir, 70% de los egresados provienen de entornos socio-económicos con desventaja en la generación del ingreso familiar. Este es uno de los valores más importantes de la universidad pública, ya que este 70% está mejor cobijado que sus antecesores en la búsqueda de una mayor calidad de vida.






Art selecta